porteros: solo para accesos

Los porteros de discotecas son un servicio que alguien tiene que hacer. Salas de fiestas de todo el territorio nacional no podrán abrir sus puertas sin estos profesionales; las acciones que se realizan en los accesos de las salas y locales son funciones de todo punto legal y soportada por una variada y diseminada legislación.

La Comunidad de Madrid con su decreto 163/2008, regula la actividad de control de acceso a espectáculos públicos. La norma plantea un antes y un después en el trabajo de los porteros al crear un marco normativo y competencial, al indicar que es un control de acceso, al definir sus funciones y al indicar cuándo es necesario este personal. Ejercen las funciones de admisión y control de acceso del público al interior del establecimiento y se encuentran bajo la dependencia de la persona titular.

Estas funciones permiten dirigir y asegurar la entrada, comprobar la edad, controlar la adquisició de la entrada, controlar el aforo autorizado, controlar el tránsito de zonas reservadas o vigilar que las bebidas no se saquen al exterior, no pudiendo en ningún caso asumir o ejercer las funciones de seguridad.

Dentro del decreto nos indican en qué espectáculos públicos es obligatorio que se cuente con este personal: los de celebración de conciertos, los locales o establecimientos de café-espectáculo, las salas de fiesta y las discotecas y salas de baile; también en otros establecimientos abiertos al público, como bares especiales y los espectáculos de carácter extraordinario.

Avancemos hacia el futuro, exijamos cambios legislativos, solicitemos y requiramos formación y preparámonos para los nuevos tiempos que nos llegan. Cuenten con la colaboración de la Asociación Nacional de Porteros, y de la mano de la Administración podremos reducir o eliminar los problemas antiguos y llevar al colectivo a la excelencia que merece nuestro sector.

Rafael de Castro Pino

Presidente de la Asociación Nacional de Porteros Profesionales